DÍA DEL CAMPESINO

19247641_1352300081551440_3201869191969399735_n

Por:
Roberto Sánchez Palomino
Presidente Partido Humanista Peruano

Cuando el General Juan Velasco Alvarado instauró el Día del Campesino en 1969, sobre la base del anterior Día del Indio creado por Augusto B. Leguía en 1930, y en el imaginario nos intercala el sentido de si se trata del día de nuestros padres agricultores o nuestras familias de campesinos asentados en las chacras, donde hoy se cultiva para alimentación y para la sobrevivencia económica, o si habla de los trabajadores del campo en los latifundios privados, básicamente en la costa. Entonces, ¿es el peón agrícola del Régimen Laboral Especial (Ley 27360 Promoción del Sector Agrario) o acaso el jornalero, eventual informal actual? Algunos hermanos preguntan por la Fiesta del Inti Raymi, relacionada a la celebración de nuestros abuelos Incas, con ofrendas al dios Sol, dador de vida y abundancia sobre la tierra.

Aún con todos esos sentires e inquietudes contrapuestas, hemos de mirar a los hombres y mujeres; cuya relación milenaria con la tierra y su trabajo alguna vez nos hizo creadores de suficiente riqueza, alimentación sana y segura para magnificar nuestra cultura del trabajo honrado y colectivo con sentido familiar, sagrado y festivo.

El campo, los agricultores, el de las millones de unidades familiares en nuestro Perú, es lo más efectivo que tenemos de propia iniciativa como una economía de subsistencia. El Estado no invierte, no mira en su digna importancia la necesidad de volcar sus esfuerzos a desarrollarla con sentido nacional, dotándola de tecnología, acceso a crédito, nuevos mercados, generación de valor agregado, fortalecer la organización social y dar condiciones laborales acordes a un trabajo digno en el siglo XXI.

Hoy te conmemoramos, hermano campesino. Celebramos nuestra cultura del trabajo honrado, donde el Ama Sua, Ama Quella y Ama Llulla fueron base de grandeza civilizatoria. Hoy más que nunca necesitamos ese espíritu que refunde la crisis moral, política, económica y social de un Estado que no nos representa.

Fuerza, hermano campesino de todas las regiones naturales del Perú.

Kachqaniraqmi.

CONGRESO HUMANISTA, CONGRESO DE LA UNIDAD: DISCURSO DEL COMPAÑERO FUNDADOR YEHUDE SIMON

12745641_1142396562437619_1446066783187217186_n

Esta no es la ceremonia de un Partido o una personalidad o un dirigente. !NO! Es un acto de celebración de unidad que por décadas nuestro pueblo nos ha exigido.

No ha sido un camino fácil, cada organización ha tenido su cuota de sacrificio para lograr nuestro objetivo. Queremos marcar un hito en la historia de nuestra patria y creemos humildemente que estamos en el camino correcto para conseguirlo.

Nuestra izquierda durante un largo período se recluyó en su pasado, sacrificando su presente y futuro. Conscientes de esta situación en los últimos años se comenzaron a dar pasos para superar esos períodos vacíos y finalmente luego de intensas conversaciones y sinceras autocríticas hemos decidido enterrar nuestros aislamientos y reiniciar el camino que nos devuelva a nuestro pueblo.

Salvo contados esfuerzos, como la hermosa experiencia de Izquierda Unida, hemos tenido cerca de medio siglo de divisiones que poco a poco nos alejaron de la población hasta llevarnos a una dramática agonía que esta noche tratamos de revertir, por ello esta unidad al lado de personalidades hombres y mujeres democráticas y progresistas.

No estamos dispuestos a ceder a conductas personalistas, grupales o de cualquier tipo ajenos a los intereses del país. Nuestros rivales, nuestros enemigos extremistas de derecha e izquierda harán lo indecible para dividirnos pero tenemos la fe en que producto de nuestra firmeza y convicción no lo lograrán.

Queremos dedicar todos nuestros esfuerzos, toda nuestra vida para derrotar a dos enemigos del país: la pobreza y la corrupción y solo lo lograremos si estamos todos unidos.

Asumimos el desarrollo de una economía solidaria que afirma la necesidad del capital nacional y extranjero pero en la misma magnitud damos importancia vital al trabajador pieza fundamental en la creación de la riqueza y por ello propugnamos visibilizarlos con salarios justos para que alcancen una vida digna y justa.

Nos reafirmamos en el impulso primordial del mundo rural y de dotar al país de una nueva Constitución acorde con nuestra realidad.

Hoy marcamos el inicio de una etapa en la política peruana.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑